Reciclaje verde, justo e inclusivo, los retos de un nuevo centro de acopio para recolectores

Se llama la “Casa del Recolector” y es un centro de acopio, que pretende mejorar la cantidad de residuos reciclables colectados, e impulsar un nuevo modelo de negocio “verde, inclusivo e innovador”. Todo ello con el fin de mejorar la calidad de vida de las personas que viven de este oficio.

El establecimiento, inaugurado por la Fundación Amigarse, está ubicado en el Parque Industrial de Santa Cruz. Una nota de prensa de la institución da cuenta que allí se generará un espacio de colaboración, se brindará asesoramiento y capacitación, y se impulsará la innovación.

Asimismo, se espera que todo este proceso garantice un precio y peso justo para los recicladores en la capital oriental. Esto será posible mediante la interrelación entre las diferentes asociaciones que existen en la ciudad y la búsqueda de alianzas con el sector empresarial.

Un gran potencial

Según datos de la Fundación Amigarse, Santa Cruz de la Sierra genera cada día alrededor de 1.850 toneladas de residuos. De esa cifra, al menos el seis por ciento se recupera antes de su envío a los rellenos sanitarios del municipio. Eso implica la pérdida de gran cantidad de materia prima para su reinserción a procesos productivos, generación de empleos verdes, mitigación de impactos ambientales y la posibilidad de mejorar los ingresos de 500 familias que se dedican al reciclaje.

Actualmente existen 25 asociaciones que se distribuyen en diferentes zonas y tienen centros de acopio rústicos, sin infraestructura, equipos ni indumentaria. Esto genera una economía de subsistencia para uno de los sectores más vulnerables de la población, explica Amigarse.

Pese a ello, la actividad es de alto impacto social. El 65,5 por ciento de los recolectores son mujeres y el 48,8 por ciento tiene más de 50 años. Entre ellos hay migrantes de ocho de los nueve departamentos del país, excepto Pando. Más del 65 por ciento tiene más de tres hijos.

Residuos que se pueden recuperar

En la actualidad los principales residuos que se pueden recuperar a partir de una adecuada selección en el hogar y las empresas son: cartón, plástico pet (botellas y envases desechables), care, soplo, chatarra, papel, hule, aluminio y vidrio, entre otros

Actualmente, cada recolector reúne un promedio de 1.480 kilogramos mensuales, lo que significa que este sector evita que lleguen a los rellenos sanitarios alrededor de 740 toneladas al mes. /laregion.bo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

​Sé parte del proceso